Resiliencia

El concepto de resiliencia hace referencia:

1.- A la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos (Instituto Español de Resiliencia)

2.- Al convencimiento que tiene un individuo o equipo en superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar que los resultados estén en contra, al final surge un comportamiento ejemplar a destacar en situaciones de incertidumbre con resultados altamente positivos. Esa capacidad de resistencia se prueba en situaciones de fuerte y prolongado estrés, como por ejemplo el debido a la pérdida inesperada de un ser querido, al maltrato o abuso psíquico o físico, a prolongadas enfermedades temporales, al abandono afectivo, al fracaso, a las catástrofes naturales y a las pobrezas extremas.

3.- A  la entereza más allá de la resistencia. Es la capacidad de sobreponerse a un estímulo adverso.

Los rasgos identificativos de las personas con más resiliencia que se señalan son muy variados. Entre los que se destacan con más frecuencia podemos señalar:

1- Autocontrol,  aprender a conocernos, aceptarnos y valorarnos de manera realista y comprensiva que puede estar facilitada por la introspección.

2- Locus de control interno: permite hacerse responsable de lo que nos sucede, sentir que controlamos nuestra vida y actuamos en consecuencia,  no depositas esperanzas sólo en factores externos.

3- Desarrollar una equilibrada autoestima: Autoconfianza, autoimagen positiva/equilibrada (aspectos positivos/negativos) y sentido humor: mirada positiva y estar abiertos a las infinitas posibilidades que se nos abren (pensamiento positivo).

4- Motivos para actuar/vivir: se alimentan de pasiones o vocación. Orientan la energía hacia el talento y el bienestar en  aquello que nos gratifica y sobre lo que tenemos habilidad o dominio. Incluso Sentido de trascendencia /espiritualidad/ coherencia que permite darle significado a la actuación.

5- Flexibilidad: Creatividad para movilizar nuevos tipos de recursos para la solución de problemas,  aceptan el cambio como parte esencial de la propia vida que viven; es decir, de su propia existencia. La iniciativa en nuevos comportamientos también suele asociarse.

6- Orientación al logro y perseverancia: buscan mejorar sus comportamientos de forma continua, actuando con energía para poder conseguirlos. La energía que dedican a lo consecución de sus objetivos es base del éxito en su consecución.

7- Equilibrio afectivo y relaciones personales positivas: Personas con vínculo(s) afectivo(s) solidos , empatía elevada y manejo adecuado de las relaciones interpersonales que permiten tener redes sociales que proporcionan sentido de pertenencia y ayuda concreta.